Reimplantación

¿Qué es la reimplantación?

La reimplantación es el procedimiento quirúrgico que consiste en volver a unir una parte del cuerpo que ha sido completamente amputada. No todas las amputaciones pueden ser reimplantadas. Cuando el daño de los tejidos es muy severo, como en lesiones por aplastamiento, o cuando existen múltiples laceraciones en la parte amputada, la reimplantación no puede ser llevada a cabo con éxito.

¿Cuándo se recomienda la reimplantación?

La meta de la reimplantación es recuperar la mayor función posible de la parte amputada. Se recomienda cuando el tejido reimplantado va a tener al menos la misma función que una prótesis. La decisión de reimplantar una parte amputada debe tomarse conjuntamente entre el cirujano de mano y el paciente. Se deben considerar la condición médica del paciente, el tiempo de recuperación después de la cirugía y el tiempo necesario de rehabilitación como parte de la decisión.

¿Cómo se realiza la cirugía?

Primero se inspecciona el tejido dañado de la parte amputada bajo microscopio. Se debe de identificar el hueso, las arterias, venas, tendones y nervios de la parte amputada. Esta misma identificación se debe de realizar en el muñón del cuerpo de donde se amputó la parte a reimplantar. Todas estas estructuras se reconectan de forma secuencial. El hueso se fija primero con clavos, placas o tornillos. Las arterias, venas y nervios se reparan bajo microscopio. En algunos casos, es necesario utilizar injertos de vena, nervio o tendones de otras partes del cuerpo.

Cuidado posquirúrgico

Frecuentemente es necesario el internamiento después de la cirugía para la administración de anticoagulantes para mantener un adecuado flujo sanguíneo a la estructura reimplantada. La falla después de la reimplantación puede ocurrir por una vascularidad comprometida. Enfermedades preexistentes o el uso de cigarro puede empeorar el pronóstico de la reimplantación. Generalmente no se recupera la función completa de la parte amputada. La terapia física a largo plazo y el uso de ortesis temporal es necesaria en la mayor parte de los casos. La rigidez de las articulaciones involucradas es muy común.

Se debe de evitar el consumo de caffeina y nicotina después de la cirugía debido a que pueden provocar una disminución de flujo sanguíneo a la parte reimplantada. La exposición al frío también debe de evitarse. Es muy importante la elevación de la extremidad utilizando almohadas para evitar inflamación.

Pueden ser necesarias cirugías adicionales después de terminar la rehabilitación, como la tenolisis (liberación de tendones del tejido cicatrizal), capsulotomías (liberación de articulaciones rígidas), reparación e injerto de nervios, o una amputación tardía debido a una mala función de la parte reimplantada o dolor crónico.

Agenda una Cita
Excelente atención, muy amable y servicial. Siempre estuvo disponible para aclarar dudas y dar seguimiento antes y después de la operación.

Cynthia Valdes

Monterrey, NL.
Muy profesional y humano, amable y preocupado por sus pacientes. Explica muy bien la situación y manera de abordar el problema. Excelente trabajo. No tengo más que palabras de agradecimiento para él. Completamente recomendable.

Alma Cos

Monterrey, NL.